«La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave del corazón de Dios. Debes hablar con Jesús no solo con tus labios, sino con tu corazón. De hecho, en determinadas ocasiones solo debes hablarle con el corazón».

()