Nació en 1416 en Paula (región de Calabria, Italia). Con 13 años vistió el hábito franciscano y la fama de su santidad y de sus milagros atrajo a jóvenes con los que fundó la Orden de los Ermitaños de de Asís. Realizó grandes penitencias reduciendo su alimentación a pan, pescado, agua y verduras. A pesar de ello, vivió hasta los 91 años y murió el Viernes Santo de 1507. Su vida está llena de milagros y su fama llegó a hasta Francia.