con el sueño frustrado de la latinoamericana, murió resignado a meditar lo siguiente: “Los tres mayores necios que ha habido jamás son Cristo, el Quijote y yo». Murió en una hamaca, huésped de un español de Santa Marta, sus últimas palabras fueron: «He arado en el mar».