La utilidad de perder el tiempo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Nunca hay perdón para el delito de perder el tiempo. Tempus breve est. La pena viene en la edad anciana, que sólo se tiene este pensamiento recursivo: nos hacemos mayores… 

¿¡Quién tuviera “tal” edad!? 
¡¿Quien me diera más tiempo?! 
Aslanfirst 


Más contenido: