En consonancia con las palabras que María pronunció en su visita a Isabel: «su se extiende de generación en generación» (Lc. 1,50), oremos para que la misericordia salvadora de sea acogida por todos los pueblos de la tierra.