El derecho canónico permite comulgar dos veces al día siempre que se participe en dos misas, pero no más por el riesgo a banalizar la comunión.