Un hombre de genio no se equivoca. Sus errores son los umbrales del descubrimiento