Ciudad del Vaticano, 23 de junio de 2015 (Vis).-La Fundación Populorum Progressio para América Latina tiene su consejo anual de administración del 22 al 25 de junio en Guayaquil (Ecuador) para deliberar la financiación de proyectos en favor de las comunidades indígenas, mestizas, afroamericanas y campesinas de América Latina y el Caribe durante el año 2015. Esta vez los proyectos presentados superan el centenar.
La Fundación fue confiada por san Juan Pablo II desde su institución en 1992 al Consejo Pontificio Cor Unum y los miembros del consejo de administración son: los arzobispos Edmundo Luis Flavio Abastoflor Montero, de La Paz (Bolivia), presidente; Antonio Arregui Yarza, de Guayaquil (Ecuador), vicepresidente; Nicolás de Jesús López Rodríguez, cardenal arzobispo de Santo Domingo; Óscar Urbina Ortega, de Villavicencio (Colombia), Murilo Sebastião Ramos Krieger, de Sao Salvador de Bahía (Brasil), Javier Augusto Del Río Alba, de Arequipa (Perú) y monseñor Segundo Tejado Muñoz, subsecretario del Pontificio Consejo Cor Unum.
Durante el encuentro se analizarán las formas más eficaces para cumplir el mandato de la Fundación, especialmente en favor de los indios, los campesinos y las comunidades afroamericanas. De hecho, la encíclica »Laudato sí», quiere responsabilizar más sobre la defensa de la creación, pero también proponer un modelo de desarrollo integral de la persona enmarcado en la ecología humana, es decir en relación con el medio ambiente en el que vive. La Fundación trabaja en este ámbito y evaluará en particular los proyectos que combinan el desarrollo humano con la defensa del medio ambiente natural de los territorios en que se realicen.
Hasta la fecha, los proyectos realizados por la Fundación son más de 4.000 por un total de más de 35 millones de dólares de fondos asignados y se caracterizan por un enfoque participativo por parte de las comunidades locales. Abarcan distintos sectores: la agricultura y la ganadería; la artesanía y las microempresas ;las infraestructuras para el agua potable; la formación y las instalaciones escolares; la salud; la vivienda, etcétera.

Entre los mayores contribuyentes de la Fundación Populorum Progressio, además de los donativos individuales, cabe destacar a la Conferencia Episcopal Italiana.