Obra de García Márquez, algunas citas interesantes:

«Era en verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de 30 años, y donde nadie había muerto».

«Se había cansado de esperar al hombre que se quedó, a los hombres que se fueron, a los incontables hombres que erraron el camino de su casa confundidos por la de las barajas. En la espera se le había agrietado la piel, se le había vaciado los senos, se le había apagado el rescoldo del corazón».

«Amaranta encontró siempre la manera de rechazarlo sin herirlo, porque aunque no conseguía quererlo ya no podía vivir sin él».

«Ambas acciones habían sido una lucha a muerte entre un amor sin medida y una cobardía invencible, y había triunfado finalmente el miedo irracional que Amaranta le tuvo siempre a su propio y atormentado corazón».