Un hombre que estaba sin empleo, acude a la Compañía Microsoft para
solicitar el trabajo de conserje. El gerente de recursos humanos lo
entrevista, le hace una prueba (barre el piso) y le dice: «El trabajo es
suyo… Déme su e-mail y yo le enviaré un formulario para que lo llene,
y en el mismo mensaje le indicaré la fecha y hora en que deberá
presentarse para el trabajo». El hombre responde que no tiene computador
y mucho menos e- mail. El gerente de recursos humanos le dice que lo
lamenta, pero si no tiene e-mail, quiere decir que virtualmente no
existe y, como no existe, no puede tener el trabajo. El hombre sale
desempleado, sin saber que hacer, solamente con un billete de 10 Euros
en el bolsillo. Entonces decide ir al supermercado y comprar una caja de
10 kilos de tomates. Toca de puerta en puerta vendiendo los tomates y,
en menos de 2 horas, había conseguido duplicar el capital. Repite la
operación tres veces más y vuelve a casa con 60 Euros. Entonces, se da
cuenta que puede sobrevivir de esa manera, sale de la casa cada día más
temprano y vuelve cada vez mas tarde, y así triplica y cuadruplica el
dinero cada día. Poco tiempo después, compra un furgón que más tarde
cambia por un camión y poco tiempo después llega a tener una pequeña
flota de vehículos de distribución. Pasado 5 años, el hombre es dueño de
una de las más grandes distribuidoras de alimentos de los Estados
Unidos. Pensando en el futuro de su familia, decide sacar un seguro de
vida. Llama al agente, elige un plan y cuando termina la conversación,
el agente le pide su e-mail para enviarle la póliza. El hombre dice que
no tiene e-mail. Curioso, el corredor le dice: – «Usted no tiene e-mail y
llegó a construir este imperio, imagine lo que usted sería si tuviese
e-mail. El hombre piensa y responde: – «Sería conserje de Microsoft…»

Moraleja 1: Internet no soluciona tu vida
Moraleja 2: Si quieres ser
conserje de Microsoft, procura tener un e- mail
Moraleja 3: Si no tienes
e-mail y trabajas mucho, puedes ser millonario.