“Una anciana señora fundó una secta particular suya y a la que sólo dos pertenecían: ella y su chófer. Cuando le preguntaron si de verdad creía que ella y su chofer irían al cielo, replicó:

  • Bueno, de Juan no estoy muy segura.”

(R. Knox, “Sobre la fe católica”, p. 123)