(RV).- «Es un viaje importante para mí», «para hacerme cercano al camino y a la historia de ustedes» señaló el  Papa Francisco, en un diálogo, con su habitual estilo de paternal cercanía y espontaneidad, con la comunidad católica de Estados Unidos y con todos sus ciudadanos, gracias a una ‘audiencia virtual’, realizada en vídeo conferencia, transmitida por el canal ABC News.

En un ‘adelanto’ de su Viaje Apostólico – del 22 al 27 de septiembre – con motivo del VIII Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia, el Obispo de Roma ‘escuchó’ a jóvenes de diversos grupos católicos de Chicago, Los Ángeles y Texas. Y dialogó con ellos, respondiendo con cariño a los testimonios que le presentaron con sus diversas realidades, sufrimientos y dificultades, alentó a la esperanza cristiana, también ante las injusticias del mundo, recordó que Jesús fue un sin techo y exhortó a la responsabilidad por el bien de todos.

El Santo Padre explicó por qué es importante para él su viaje a Estados Unidos, su anhelo de cercanía a todos sin distinción y al servicio de todas las Iglesias. Luego, el Papa Francisco bendijo y felicitó a una mamá soltera, por su valentía al haber respetado la vida y no haber matado la vida que llevaba en su vientre.

También se refirió a los problemas de la pobreza, educación, violencia y migración.

(CdM – RV)

 

Texto de la vídeo conferencia

El periodista saluda al Papa y le presenta los diferentes grupos católicos  de Chicago, Los Ángeles y Texas que participan en la vídeo conferencia. En referencia al grupo de alumnos del Colegio jesuita “Cristo Rey” de Chicago, el Papa comenta: “Si son jesuitas, son buenos”

P. Santo Padre, como Ud. puede ver a todos muy emocionados. ¿Tiene un mensaje para la gente de Estados Unidos antes de su viaje a nuestro país?

R- Un saludo grande. Un gran saludo a la comunidad católica de Estados Unidos y a todos los ciudadanos de los Estados Unidos. Ese es mi mensaje, un cariñoso saludo.

Conexión con Chicago con la Escuela jesuita “Cristo Rey” (Escuela para pobres y marginados)

Testimonio de Valerie Herrera (Joven con una enfermedad de la piel,  que superó dificultades con la ayuda de la familia y como integrante de un coro. La música la ayudó a acercarse a la fe y a sentirse menos sola y diferente. Piensa entrar en la universidad – la primera de su familia que lo hará- y estudiar farmacia.

P.- ¿Que espera Ud. de nosotros, la juventud? ¿Qué espera que hagamos o que seamos?

R. Valery. I would like to hear you singing, may I ask you to sing a song for me. I wait for that. Go on, go on.. Be courageous (Valerie canta una canción). Thank you very much. It’s very kind of you. Y mi primera respuesta a tu pregunta es esa: lo que espero de los jóvenes es que no caminen solos en la vida. Es el primer paso, espero muchas cosas más. Que se animen a caminar con el amor y la ternura de los demás. Que encuentren a alguien – vos cantabas a la Virgen que te llevara en los brazos, que te hiciera de la mano caminar- que los acompañe en la vida a caminar. En la vida es muy difícil, muy difícil caminar solo, uno se pierde, uno se confunde, uno puede encontrar un camino equivocado o puede estar errando como en un laberinto, o lo peor, puede detenerse porque se cansa de caminar en la vida. Siempre caminar de la mano de alguien que te quiere, de alguien que te da ternura -y vos le decías eso a Nuestra Señora-. Caminar de la mano con Jesús, caminar de la mano con la Virgen, eso da seguridad. Es lo primero que espero de los jóvenes: que se dejen acompañar pero con buenas compañías, es decir, que caminen bien acompañados. En mi patria hay un refrán que dice: “Mejor solo que mal acompañado”. Eso es verdad, pero caminen acompañados. Cada joven tiene que buscar en la vida alguien que lo ayude en el camino, puede ser su papá, su mamá, un pariente, un amigo, un abuelo, una abuela –los abuelos aconsejan tan bien-, un profesor,  alguien que te ayude a confrontar las cosas de la vida. Caminar acompañado, primero. Segundo: de los jóvenes espero que caminen con valentía. A vos recién te costó dar el primer paso en ese camino que yo te pedí, que cantarás una canción. Estabas emocionada, no sabías cómo hacerlo, pero fuiste valiente y diste el primer paso, y cantaste muy bien. Seguí cantando, cantás muy bien. O sea, la valentía de dar el primer paso, la valentía de ir adelante. ¿Ustedes saben lo triste que es ver un joven que no es valiente? Es un joven triste, un joven con la cara de duelo, un joven sin alegría. La valentía te da alegría y la alegría te da esperanza que es un regalo de Dios, obviamente. Es verdad que en el camino de la vida hay dificultades, muchas. ¡No le tengan miedo a las dificultades! Sean prudentes, sean cuidadosos pero no les tengan miedo. Ustedes tienen la fuerza para vencerlas. No se asusten, no se detengan. No hay peor cosa que un joven jubilado antes de tiempo. Yo no sé a qué edad se jubila la gente en los Estados Unidos, pero ¿ustedes se imaginan un joven de 25 años jubilado? Terrible. Siempre adelante, con valentía y con esperanza.  Y Dios, si se lo piden, les dará esa esperanza. Esa es mi respuesta Valery. Y gracias por la canción.

Testimonio de Alexandra Vázquez (No hubo pregunta pero el Papa hizo un comentario).

R. Muchas gracias, Alexandra. Go on by de path. God bless you.

Conexión con Los Ángeles. Las personas reunidas vienen de distintos refugios que amparan a personas pobres y sin techo de Los Ángeles.

Testimonio de Marcos  de 19 años, un sin hogar que sueña con ser músico.

 P. Yo sé por qué usted es tan importante para mí, pero ¿por qué este viaje a Estados Unidos es tan importante para usted?

R. Para mí es muy importante para encontrarlos a ustedes, a los ciudadanos de Estados Unidos que tienen su historia, su cultura, sus virtudes, sus alegrías, sus tristezas, sus problemas como toda la gente. Yo estoy al servicio de todas las Iglesias y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Para mí algo muy importante que es la cercanía. Para mí es difícil no estar cercano a la gente. En vez, cuando me acerco a la gente, como voy a hacer con ustedes, me resulta más fácil comprenderlos y ayudarlos en el camino de la vida. Por eso es tan importante este viaje, para hacerme cercano al camino y a la historia de ustedes.

Testimonio de Alisa de 11 años y su mamá Rosemary, madre soltera. Han vivido en un refugio para las personas sin hogar. Ahora les han concedido una casa. (No hubo pregunta pero el Papa hizo un comentario)

R. Gracias, Rosemary por tu testimonio. Quiero decirte una cosa..  Sé que no es fácil ser una madre soltera, sé que la gente a veces las puede mirar mal, pero te digo una cosa, sos una mujer valiente porque fuiste capaz de traer éstas dos hijas al mundo. Vos podrías haberlas matado en tu vientre, y respetaste la vida, respetaste la vida que tenías dentro tuyo, y eso Dios te lo va a premiar, y te lo premia. No tengas vergüenza, andá con la frente alta: “Yo no maté a mis hijas, las traje al mundo”. Te felicito, te felicito, y que Dios te bendiga.

Conexión con Tejas en la Iglesia Sagrado Corazón en McAllen  (frontera con México)

Testimonio de Ricardo, inmigrante en Tejas, desde los 4 años. Después de un accidente del padre, durante un tiempo,  tuvo que encargarse – a los 16 años- de su familia de seis personas. Pero luego el padre lo ayudó a pagarse sus estudios.

P. Con todos los problemas que hay en el mundo: la pobreza, nuestro sistema de educación, la inmigración… ¿Qué piensa usted cuál es la solución a estos problemas?

R. Evidentemente que escuchando tu historia te puedo decir que la vida te hizo padre antes de tiempo porque tuviste que mantener desde muy chico tu familia durante la enfermedad de tu padre. Pero lo supiste hacer porque tuviste un padre con el coraje de iniciarte en ese camino del trabajo y de la lucha, y el coraje después de hacerte estudiar a costa de sacrificios. En esta vida hay muchas injusticias, y como creyente, como cristiano, el primero que las sufrió, (¿), que las condensó en sí mismas, fue Jesús. Jesús nació en la calle, nació como un homeless, no tenía su madre dónde parirlo. Siempre mirar la figura de Jesús. Vos me preguntás sobre el cómo. Mirando la figura de Jesús damos un paso más. Dios a veces nos habla con palabras, como en la Biblia, nos dice Su Palabra. Dios a veces nos habla con gestos a través de la historia, con las situaciones. Y Dios, a veces, muchas veces, nos habla con su silencio. Cuando yo veo -lo que vos me preguntás- la cantidad de gente que pasa hambre, que no tiene para crecer, que no tiene para salud, que muere niño, que no tiene para la educación, la cantidad de gente que no tiene casa, la cantidad de gente que hoy día, lo estamos viendo, migran de su país buscando futuro mejor, y mueren, tantos mueren durante el camino, yo miro a Jesús en la Cruz y descubro el silencio de Dios. El primer silencio de Dios está en la Cruz de Jesús. La injusticia más grande de la historia y Dios callaba. Dicho esto, voy a ser concreto en la respuesta a otros niveles, pero no te olvides de que Dios nos habla con palabras, con gestos y con silencios. Y lo que vos me preguntás solamente se comprende en el silencio de Dios, y le silencio de Dios solamente lo entendemos mirando la Cruz.

¿Qué hacer? El mundo tiene que tomar más conciencia que la explotación de uno con otro no es un camino. Todos estamos creados para la amistad social. Todos tenemos responsabilidad sobre todos. Ninguno puede decir: “mi responsabilidad llega hasta aquí”. Todos somos responsables de todos, y ayudarnos de la manera que cada uno puede. Amistad social, para eso nos creó Dios. Pero hay una palabra muy fea que también aparece en la primera página de la Biblia. Dios le dice al demonio, al padre de la mentira, a la serpiente: “Pondré enemistad entre ti y la mujer”. Y la palabra enemistad fue creciendo a lo largo de la historia, y poquito después de eso, la primera enemistad entre hermanos: Caín mata a Abel. La primera injusticia. De ahí en más, las guerras, las destrucciones. De ahí en más, el odio. Hablando en términos futbolísticos yo te diría que el partido se juega entre amistad social y enemistad social. Y la opción la tiene que hacer cada uno en el corazón y nosotros ayudar a hacer esa opción en el corazón. La huída a través de las adicciones o de la violencia no ayuda, solamente la cercanía y dar de mí lo que yo pueda – como vos diste todo lo que podías cuando de chico mantuviste a tu familia-. No te olvides de eso, amistad social contra la propuesta del mundo que es enemistad social: “Arregláte vos y que el otro se arregle solo”. Ese no es el plan de Dios. Eso es lo que se me ocurre decirte, y además expresarte mi admiración, la vida te hizo padre muy joven. Que ahora cuando seas padre de verdad y tengas tus propios hijos los continúes educando en el camino que aprendiste de tu padre. Gracias.

Testimonio de Vilma una inmigrante ilegal de El Salvador que lleva un grillete electrónico. Quería mejorar la vida de su hijo Ernesto que nació con una enfermedad congénita en sus ojos que no lo deja ver. Ella pide una bendición al Santo Padre y él la imparte. Luego el Santo Padre pregunta por una religiosa que ha visto en la pantalla y le dirige algunas palabras. Se trata de la hermana Norma

R. Hermana, yo quiero agradecer en su persona a todas las religiosas de los Estados Unidos. El trabajo que las religiosas han hecho y hacen en los Estados Unidos es grandioso. Las felicito. Sean valientes. Vayan adelante, en primera línea siempre. Y les digo una cosa más – ¿queda feo que lo diga un Papa? no sé – ¡las quiero mucho!

Testimonio de Wendy de 11 años que acaba de llegar con su mamá desde El Salvador por la violencia de las pandillas. La niña cuenta llorando los dramáticos días del viaje. Le muestra un dibujo del Papa. El Papa agradece. Al finalizar la videoconferencia regalan al Santo Padre un crucifijo hecho por los estudiantes de Chicago.

P. Santo Padre tiene un mensaje final

R. Que estoy muy esperanzado en poder encontrarlos. Que rezo por ustedes, por todo el pueblo americano y le pido por favor que recen por mí. Gracias.

 

(from Vatican Radio)