“Los corazones limpios” designan a los que han ajustado su inteligencia y su voluntad a las exigencias de la santidad de Dios”.

(Catecismo de la , n. 2518. “Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios”).