“¿Quién podrá decir: guardé puro mi , limpio estoy de pecado?”. (Prov. 20, 9)