La huella de Álvaro del Portillo


Álvaro del Portillo, primer sucesor de San Josemaría, fundador del Opus Dei, tuvo siempre una gran inquietud por ayudar a las personas que tenía a su lado. Su gran corazón no fue indiferente a ninguna de las necesidades de su tiempo: alfabetización en zonas marginales, defensa del valor de la mujer, promoción cultural en zonas rurales, atención y educación de jóvenes con situaciones difíciles, etc.