Ya sabemos por intuición y por la experiencia de la vida que el pensamiento positivo atrae hechos también positivos y la física cuántica puede explicar fenómenos que antes eran mágicos y esotéricos; pero no podemos negar la realidad de que la vida está compuesta de luces y sombras, de altibajos constantes.

Esto es lo normal, y puede ser muy peligroso ese fanatismo que propugna que la mente lo puede todo, incluso hacer realidad hechos negativos. Como si, por poner un ejemplo, un brujo con pretendidos poderes fuera capaz de causar una lesión a por la simple razón de arruinar su vida. Estas cosas incitan a que haya algunos que se conviertan en agentes del mal.

No existe el «superpoder a la carta». Lo único cierto y comprobado científicamente es que una actitud positiva consciente, reforzada con pensamientos, sentimientos y emociones de alegría, gozo, júbilo, esperanza, confianza, sentido del humor, etc., nos genera incontables beneficios a nosotros mismos y a los demás.

.

Libros de Bernabé Tierno