Dentro de la carrera política es asignatura obligada la astucia, como pillería.

Hoy ofrecemos la historia de un presidente que tuvo que dimitir por ir en pijama…

Fue en el año 1920 cuando sucedió un hecho insólito que obligó al presidente de la república francesa, Paul Eugene Deschanel (1856-1922) a dimitir de su cargo. 

Según cuentan las crónicas de la época, dicho presidente viajaba en el famoso tren Orient Express, cuando cayó del mismo en extrañas circunstancias, y lo que es peor, vestido tan solo con un pijama. 
Aunque al presidente no le ocurrió nada, la extrañas circunstancias del accidente, nunca aclaradas, provocaron no sólo la burla general, sino también el final de su carrera política.