Según , profesor de psicología en la , «No hacer ejercicio cuando te sientes mal es como no tomarte una aspirina cuando te duele la cabeza».