Nacido en 1807 en Sallent (España). Ingresó en el seminario de Vich. Pronto destacó como gran predicador y, además de magníficos sermones, redactó más de 200 libros y folletos sencillos. Fue nombrado arzobispo en Cuba y confeso de la reina Isabel II. En 1849, se reunió con cinco compañeros y fundo la Comunidad de Misioneros del Corazón de María (claretianos) y, posteriormente, las Hermanas Claretianas. Murió tal día como hoy en 1870.