«Para el resto de mi vida existen dos días que nunca más me van a
afectar. El primer día es AYER, con todos sus errores y lágrimas, sus
tonterías y derrotas. El ayer ha pasado y permanecerá para siempre
lejos de mi voluntad. El otro día es MAÑANA, con todas sus trampas y
amenazas, sus peligros y su misterio. Hasta que el sol vuelva a salir
no pensaré en el mañana, pues éste aún no ve la luz. Hoy es todo lo que
importa. El día de hoy constituye el resto de mi vida. ¡Este es mi día!
¡Este es el único día que tengo!»
OG MANDINO. De su libro «El regreso
del trapero».