El gato negro siseó y enseñó los dientes. Sus ojos brillaban en la oscuridad, reflejando misteriosamente la luz de la luna llena.