Los cuatro santos coronados

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Fueron cuatro hermanos a quienes los cristianos dieron el nombre genérico de “Coronados” desde el principio, pero que tenían sus nombres propios como cualquiera: Severo, Severino, Carpóforo y Victoriano. Vivieron en el siglo III. Se ganaron la confianza de la superioridad por su buen comportamiento, su sentido de responsabilidad y buenos servicios como soldados. Diocleciano decidió depurar el ejército de cristianos porque ve en ellos los fantasmas de la posible rebeldía, de la traición y de la pérdida del poder. Los hermanos son apresados y obligados a hacer una ofrenda al dios romano Esculapio, pero lo rechazan y son condenados a muertes tras pasar por la tortura. La iglesia de los Cuatro Santos Coronados que hay en Roma fue levantada en el siglo IV y destruida por los normandos. En el siglo XII la reconstruyó el papa Pascual II. Los frescos de Juan de San Giovanni (1630) representan, en su cúpula, la historia de los mártires cuyas reliquias guarda el templo.

Más anécdotas: