Dios

Entre
las “Historias del Señor Keuner” de Bret Brecht se encuentra la siguiente:
“Alguien preguntó al señor Keuner si existía Dios. El señor Keuner dijo: Le
aconsejo reflexionar si su comportamiento cambiaría según la respuesta a esa
pregunta. Si no cambiase, podemos abandonar la pregunta. Si, en cambio,
cambiase, entonces puedo ayudarle diciendo solamente que usted ya se ha
decidido: usted necesita un Dios”. Aquí la idea de Dios es considerada de un
modo totalmente coherente como funcional. El hombre es alguien que -siempre por
alguna razón- necesita a Dios, y entonces se le da lo que necesita. Pero a la
vez uno debe esforzarse en poner remedio a la enfermedad de la necesidad de
Dios; tal es el pensamiento que subyace.

R. SPAEMANNLa pregunta sobre el sentido de la palabra “Dios”.