nació el 25 de julio de 1880 en Benevento, séptimo entre los nueve hijos del magistrado Francesco Moscati y Rosa De Luca, del marqués de Roseto. Fue bautizado el 31 de julio de 1880.
En 1881 la familia Moscati se trasladó a Ancona y luego a Nápoles, donde Giuseppe hizo su primera comunión en la fiesta de la Inmaculada Concepción de 1888. De 1889 a 1894 Giuseppe completó sus estudios secundarios y luego sus estudios secundarios en el «Vittorio Emanuele «, logrando allí con notas brillantes se graduó del en 1897, con tan solo 17 años. Unos meses después, inició sus estudios universitarios en la facultad de medicina de la Universidad Napolitana.

Es posible que la decisión de elegir la profesión médica haya estado influida en parte por el hecho de que en la Giuseppe se enfrentó, de manera directa y personal, con el drama del sufrimiento humano. En 1893, de hecho, su hermano Alberto, teniente de artillería, fue llevado a casa tras sufrir un trauma incurable tras una caída de un caballo. Durante años, José prodigó su cariñoso cuidado en su amado hermano, y luego tuvo que experimentar la relativa impotencia de los remedios humanos y la eficacia de las comodidades religiosas, que son las únicas que pueden darnos verdadera paz y serenidad. Sin embargo, es un hecho que, desde muy joven, Giuseppe Moscati demuestra una aguda sensibilidad por el sufrimiento físico de los demás; pero su mirada no se detiene en ellos: penetra hasta los últimos recovecos del corazón humano. Quiere curar o aliviar las heridas del cuerpo, pero al mismo tiempo está profundamente convencido de que el cuerpo y el alma son uno y anhela preparar a sus hermanos que sufren para la obra salvadora del Médico Divino.

El 4 de agosto de 1903, Giuseppe Moscati se licenció en Medicina con la máxima calificación y el derecho de prensa, coronando así el «curriculum» de sus estudios universitarios de forma digna. Cinco meses después de su graduación, el Dr. Moscati participa en el concurso público celebrado para el puesto de asistente ordinario en los United Hospitals of Naples; casi al mismo tiempo apoya otro concurso de asistente extraordinario en los mismos hospitales, basado en evidencias y calificaciones. En la primera de las competiciones, de veintiún clasificados, es segundo; en el otro, triunfa primero en la general, y esto de una manera tan triunfal que -como leemos en un juicio calificado- «asombra a examinadores y compañeros».

Desde 1904, Moscati trabaja como asistente en el hospital degl’Incurabili, en Nápoles, y entre otras cosas organiza la de los afectados por la rabia y, a través de una intervención personal muy valiente, salva a los pacientes en el hospital de Torre del Greco. ., durante la erupción del Vesubio en 1906.

En los años siguientes Giuseppe Moscati obtuvo la idoneidad, en un concurso de exámenes, para el servicio de laboratorio del hospital de enfermedades infecciosas «Domenico Cotugno». En 1911 participó en el concurso público de seis plazas de ayuda ordinaria en el Ospedali Riuniti y lo ganó de forma sensacional. Hay nombramientos como coadjutor ordinario en los hospitales y luego, tras el concurso de médico ordinario, el nombramiento como director de sala, es decir, médico jefe. Durante la fue director de los departamentos militares en Ospedali Riuniti. Este «currículum» hospitalario está flanqueado por las distintas etapas de la universitaria y científica: desde los años universitarios hasta 1908, Moscati es asistente voluntario en el laboratorio de fisiología; a partir de 1908 fue asistente titular en el Instituto de Química Fisiológica. Por concurso obtiene un lugar de estudio en la estación zoológica. Tras un concurso fue nombrado formador voluntario de la III Clínica Médica, y responsable del departamento de química hasta 1911. Al mismo tiempo, cubrió los distintos niveles de docencia.

En 1911 obtuvo, por títulos, la Docencia Libre en Química Fisiológica; está a cargo de la investigación científica y experimental líder en el Instituto de Química Biológica. Desde 1911 imparte, sin interrupción, «Investigaciones de laboratorio aplicadas a la clínica» y «Química aplicada a la medicina», con ejercicios y demostraciones prácticas. A título privado, durante algunos años escolares, imparte clases de semeiología y semeiología hospitalaria, clínica y patológica y casuística a numerosos graduados y estudiantes. Durante varios años académicos completó la suplencia en los cursos oficiales de Química Fisiológica y Fisiología. En 1922 obtiene la Docencia Libre en Clínica Médica General, con dispensa de la lección o de la prueba práctica a los votos unánimes de la comisión.

Famoso y muy buscado en el entorno napolitano cuando aún era muy joven, el profesor Moscati pronto se ganó una reputación nacional e por su investigación original, cuyos resultados fueron publicados por él en varias revistas científicas italianas y extranjeras. Estas investigaciones pioneras, que se centran especialmente en el glucógeno y temas relacionados, aseguran a Moscati un lugar de honor entre los investigadores médicos de la primera mitad de nuestro siglo.

Sin embargo, no son sólo o principalmente las cualidades geniales y los éxitos sensacionales de Moscati -su segura metodología innovadora en el campo de la investigación científica, su extraordinaria mirada diagnóstica- lo que despierta el asombro de quienes se acercan a él. Más que nada, es su propia personalidad la que deja una profunda huella en quienes lo encuentran, su vida límpida y coherente, completamente impregnada de fe y caridad hacia Dios y hacia los hombres. Moscati es un científico de primer nivel; pero para él no hay contrastes entre fe y ciencia: como investigador está al servicio de la verdad y la verdad nunca se contradice consigo misma y mucho menos con lo que la Verdad eterna nos ha revelado. La aceptación de la Palabra de Dios no es, en cambio, para Moscati un simple acto intelectual, abstracto y teórico: para él, la fe es, en cambio, la fuente de toda su vida, aceptación incondicional, cálida y entusiasta de la realidad. del Dios personal y de nuestras relaciones con él. Moscati ve al Cristo sufriente en sus pacientes, lo ama y lo sirve en ellos. Es este impulso de amor generoso el que lo empuja a trabajar incansablemente por los que sufren, no a esperar que los enfermos vengan a él, sino a buscarlos en los barrios más pobres y abandonados de la ciudad, para curarlos gratis. de hecho, para ayudarlos con sus propias ganancias. Y todos, pero especialmente los que viven en la miseria, intuyen con admiración el poder divino que anima a su benefactor. Así Moscati se convierte en el apóstol de Jesús: sin predicar jamás, anuncia, con su caridad y con la forma en que vive su profesión de médico, el Divino Pastor y conduce a él a los hombres oprimidos sedientos de verdad y de bondad. A medida que pasan los años, el fuego del amor parece devorar a Giuseppe Moscati. La actividad exterior crece constantemente, pero sus horas de oración también se prolongan y sus encuentros con Jesús en el sacramento se interiorizan progresivamente.

Cuando, el 12 de abril de 1927, Moscati murió repentinamente, abatido en plena actividad, con tan solo 46 años, se anunció la noticia de su muerte y se difundió de boca en boca con las palabras: «Ha muerto el santo médico». Estas palabras, que resumen toda la vida de Moscati, reciben hoy el sello oficial de la Iglesia.

El profesor Giuseppe Moscati fue beatificado por San Pablo VI durante el Año Santo, el 16 de noviembre de 1975.