“Porque la comienza cuando se coloca delante el ídolo del yo, de la soberbia, de la ambición, de la profesión, de la familia, de las ideas políticas; de la propia visión personal, que puede ser equivocada”

“Soy tan sólo lo que soy ante Dios”

(De S. Fco. de Asís, citado por S. Alfonso María de Ligorio en “Práctica de amor a Jesucristo»)