Mi mujer me dijo el año pasado que eligiese: o ella, o el ordenador.

Todavía no le echo de menos.