Refiere que un amigo que durante 35 años de su vida había seguido el lema “mejor morir de pie que vivir de rodillas”, le contó que experimentó por vez primera la sensación de libertad sin límites del ser obediente al arrodillarse en una iglesia.