(Northumbria, 614-Whitby, 17 de noviembre de 680) fue abadesa de la Abadía de Whitby. Hija de Hereric sobrino de Edwin de Northumbria. Vivió durante una época importante para el en Bretaña. Una mujer de bastante influencia, era vista como una gran educadora y conocedora de las Escrituras, una muy buena gerente de monasterios, a ella venían reyes, reinas, príncipes, monjes, y santos, a pedir consejos. Bajo su gobernación del monasterio de Whitby se condujo el Sínodo de Whitby, en el cual los de Bretaña decidieron someterse a la Iglesia de Roma.