, conocida así por ser la esposa de Cleofás, fue una mujer que estuvo presente en la crucifixión de Cristo.​ Vivió en el siglo i y habría sido una de las discípulas de Jesús de Nazaret que lo habían seguido y ayudado desde que estaba en Galilea.​ Si se la identifica con la María, madre de Santiago y José de los sinópticos, sus hijos habrían sido esos y posiblemente otros más.

En el Martirologio romano María de Cleofás es elogiada como una de las santas mujeres que se dirigieron al sepulcro donde había sido enterrado Jesús y recibieron el primer anuncio de la .1​ Se cree también que ella y fueron quienes vieron por primera vez a Jesús resucitado y llevaron la noticia a los .