Dubois dijo en cierta : que el sueño es como una paloma, que se posa en la mano si se ésta quieta, pero que echa a volar en cuanto se la intenta agarrar. Al sueño también se le ahuyenta en cuanto se le intenta atrapar, y cuanto más se intenta, más se ahuyenta.