El no agrada a por sus méritos y sus , sino ante todo por la confianza sin límites que tiene en su ”.

(Sta. Teresa de Lisieux, citado en “Tiempo para Dios” (de Jacques Philippe), p. 22)