«A la persona verdaderamente feliz no le importa lo que otros puedan pensar de él, porque la gloria consiste en el juicio de Dios más que en el juicio de los hombres.»