estaba construyendo un nuevo edificio para sus niños pobres en Turín. Pero en el mes de noviembre uno de los arcos cedió y toda la se vino abajo. Y sucedió que María estaba por allí protegiendo porque de los 4 obreros que estaban trabajando en ese momento de la construcción, uno quedó suspendido en el aire sobre una viga que no se alcanzó a partir. Otro se hallaba en un rincón y allí la bóveda no se hundió. El tercero se salvó porque se le vino encima una viga pero quedó suspendida en una pared encima de él, y lo protegió del derrumbe de materiales que caían. El cuarto quedó entre los , pero al removerlos lo encontraron sin ninguna herida grave. Sólo algunas pequeñitas heridas, y… el susto que sí fue de tamaño mayor. Todos bendecían a María por ésta su ayuda tan , y Don Bosco exclamó: “Los poderes del nos hicieron una jugarreta, pero seguiremos adelante”.

Y una de esas noches tuvo el sueño de las dos casas: “Estaba muy preocupado por el derrumbamiento del edificio que construyendo, y en un sueño vi que se me Gastaldi y me decía: “Amigo mío, no se aflija porque se la ha caído una casa. Después se construirán dos casas: una para los sanos y otra para los ”.

Nota: Don Bosco no tenía edificio de enfermería en su colegio y a sus enfermos los tenía que enviar a los , pero allá veían y oían muy malos ejemplos, y él deseaba tener en su colegio su propia enfermería. Y sucedió tal como se fue anunciando en este sueño, allí fueron levantados dos edificios: el que se derrumbó, que se dedicó para clases, y uno nuevo, que se dedicó para enfermería de los alumnos.