La gente es feliz sólo cuando le pasa algo bueno; entonces resulta que son muy amables, se ríen y te guiñan el ojo… luego, cuando lo bueno se acaba, vuelven a ponerse tristes, ya no te saludan, y si les preguntas algo, te contestan de cualquier manera o ni siquiera abren la boca. Yo quisiera ser feliz siempre, incluso cuando los demás me hacen daño.”

(Chiara Zocchi, “Olga”) (Ir al libro)