“Clásico es lo que no se “púo hasé mejon”, y perfecto es lo que está bien “arrematao”.

(De para definir la del toreo, pero a otra cosa)