Si entre vosotros hay alguno sabio y entendido, que lo demuestre con su buena conducta, con la humildad que su le da.

Pero si dejáis que la envidia os amargue el corazón y hacéis las cosas por rivalidad, entonces no tenéis de qué enorgulleceros y estáis faltando a la verdad.

Esta sabiduría no es la que procede de Dios, sino que es sabiduría de este mundo, de la mente humana y del propio diablo.

Donde hay envidias y rivalidades hay también desorden y toda clase de maldad;

en cambio, los que poseen la sabiduría que procede de Dios llevan ante todo una vida pura; y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros, y hacen el bien.

Y los que procuran la paz, siembran en paz para recoger como fruto la justicia.

Iac. III, 13