Quienes no viven la caridad, «parece que no han leído el ».

(De Surco 26)