Creer en Dios no es ninguna obligación: es un regalo, una gracia.

No creer en Dios no es ningún delito: quizá sea tan sólo una desgracia.

Walter Schubart