Tengo necesidad de tus manos para seguir bendiciendo
tengo necesidad de tus labios para seguir hablando
tengo necesidad de tu cuerpo para seguir sufriendo
tengo necesidad de tu corazón para seguir amando
tengo necesidad de ti para seguir salvando.

(Michel Quoist, Plegarias)