¿Por quién recibirías un tiro?

Un tiro por Cristo Cuentan que durante la guerra de los “cristeros”, cuando la Revolución Mexicana persiguió a muerte a la Iglesia, las misas se hacían clandestinamente y los vecinos se pasaban la voz cada vez que llegaba un sacerdote vestido de paisano al pueblo. En un pueblo, en algún lugar rural de México, esperaban…
Leer anécdota


Perder 38 toneladas de peso

El Museo Reina Sofía pierde una escultura de 38 toneladas de peso Un problema de examen de conciencia, de tener listo el inventario, de contar lo que tenemos; de tener la cabeza en lo que nos falta. E incluso de que esa casa tenga dueño… 08:34:32 – 18/01/2006Vocento VMT -Ni en Registro ni en Gerencia del…
Leer anécdota


La felicidad es como Madagascar

La felicidad es como Madagascar: todo el mundo ha oído hablar de ella pero nadie la ha visto El Secreto de la Felicidad (cómo estar íntimamente contento)Hace muchísimos años vivía un sabio, de quien se decía que guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacia ser un triunfador en todos los aspectos…
Leer anécdota


La vergüenza del aborto

Mirar a otro ladoQUÉ SE PUEDE HACER: HABLAR CLARO.  El aborto es un crimen. Desde el primer día. Las clínicas abortistas son especialistas en un crimen. No podemos pagar asesinatos. Los seres humanos no podemos financiar nuestro propio exterminio. Debemos parar esta locura. Muchos no quieren saber la verdad. Y llaman “extremistas” a los que…
Leer anécdota


Inocente, inocenteeee!

Las bromas que gastan los medios de comunicación en un día tal como hoy tienen origen en la masacre de Herodes, que, por si acaso podía “hacerse” al nuevo rey de los judíos, se quitó de enmedio en una sola atacada a todos los menores de dos años de una población media. En fin, debido…
Leer anécdota


EL SECRETO DE LA FELICIDAD

El Rostro del Amor Cuando pienso, que este mundo a mi alrededor, existió una vez, solo en tu imaginación. Cada vez que levanto los ojos al cielo azul, entre tantas estrellas bañándome con su luz, que pequeño soy. Cuando entiendo que vivimos de la eternidad, porque en realidad no hay principio ni final; esas cosas…
Leer anécdota