Confía, Dios te ayuda

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La confianza trae de la mano la fe.¡Qué paz cuando hay confianza!El pecado del hombre de hoy es la desconfianza. El hombre desconfía de su Dios: de la Iglesia, del Evangelio, de las instituciones que Dios le ofrece para su salvación. Te pongo todos los medios ¿qué más quieres, Mari-Geles?Estaba un hombre en mitad del océano…
Leer anécdota


Narración del milagro de una curación de una sorda de nuestros días

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

Pudo seguir con su vocación Curación instantánea de una sordera irreversible en una religiosa de clausura (3 de julio de 1985) Continúa… Quienes han leído alguna biografía del Beato Josemaría Escrivá saben que tenía mucho cariño a los religiosos y a las religiosas: los veneraba, rezaba y hacía rezar por ellos. Aunque la llamada que…
Leer anécdota


Elvis, el rey rebelde

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Para defender las ideas hace falta arrojo, ideales y tener fe en que va a salir. Sigue esta anécdota del Rey del Rock y cómo logró protestar, a su manera… “Déme una placa de agente federal” La delirante reunión secreta entre Elvis Presley y Richard Nixon ha sido desclasificada JAVIER DEL PINO – Washington –…
Leer anécdota


No tengo tiempo para Dios

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¡Uy, cuánto lío tengo! Una Señora donó en Helsinki una suma enorme de dinero para un centro de formación de la juventud. Veía la importancia de la iniciativa y confiaba en quienes la iban a llevar adelante. Uno de ellos pidió también sus oraciones para que el proyecto fructificara rápidamente. Ella respondió lánguida:– Estoy muy…
Leer anécdota


Anécdota de superación personal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Un rebelde que se hizo campeón olímpico Gervi no asistía a clase pues no alcanzaba edad de escolarización. En el mercado de La Mina, Barcelona, junto al puesto de sus padres, Gervasio fantasiaba imitando a su jugador favorito, del Madrid: Hugo Sánchez. Los goles no eran lo que le atraía sino las piruetas del jugador…
Leer anécdota