No disfruto lo que tengo (lo guardo)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando…

El avarientoUn hombre muy avaro determinó vender cuanto poseía, convertirlo todoen oro, y enterrarlo en un sitio oculto. Iba diariamente el tal avaroa visitar su tesoro, pero habiéndolo observado un vecino suyo, lodesenterró y se lo llevó. El desconsuelo del avariento no tuvo igualal ver que le habían robado, y comenzó a llorar y a…
Leer anécdota


Prudencia enemiga de la mala suerte

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La mala suerte se lleva muchas veces una culpa inmerecida. Continúa en Leer más para leer… una cortita y jugosa fábula de Esopo El muchacho y la fortunaHabiéndose dormido un muchacho junto a un pozo, se acercó a él la Fortuna, y le dijo: “Despierta y levántate de ahí, pues si te caes en el…
Leer anécdota


La mejor y la peor comida del mundo (Silencio, lengua, discreción)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

Lengua de hacha Muchos hacemos excelente aquel punto de Camino que hablaba de aquel criticón que “tienes esa lengua tajante —de hacha—, ¿has probado” … Hablar pontificando desde nuestra pobre experiencia, desde la insensatez de nuestros pies de barro que se equivocan cada vez que abren la boca es una muestra de orgullo de la que con frecuencia nos tenemos que…
Leer anécdota


Prudencio, que genio!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

El muchacho y la fortuna  Habiéndose dormido un muchacho junto a un pozo, se acercó a él la Fortuna, y le dijo:  “Despierta y levántate de ahí, pues si te caes en el pozo todos me echarán a mí la culpa, en vez de culparte a ti por ser tan imprudente y necio”  (Esopo). 


Maestro en habladurías

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…

Cuántas veces hemos criticado la estampa tan común que choca al ver a un peón trabajando en la calle y otros siete mirándole. Qué buena cosa es la crítica constructiva: Primero el intentar las cosas uno mismo,  Luego el pensar soluciones y el aportarlas dejando puertas abiertas, vías para la libertad personal. Por eso un…
Leer anécdota


El sueño del avaro (o las cuentas de Suiza)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

El avariento  Un hombre muy avaro determinó vender cuanto poseía, convertirlo todo en oro, y enterrarlo en un sitio oculto.  Iba diariamente el tal avaro a visitar su tesoro, pero habiéndolo observado un vecino suyo, lo desenterró y se lo llevó.  El desconsuelo del avariento no tuvo igual al ver que le habían robado, y…
Leer anécdota


Cómo murió Esopo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 3,86 de 5)
Cargando…

Un hombre auténtico Muchos famosos, listos e importantes, dicen cosas solemnes que no duran una semana en la memoria de la humanidad. Es bueno conocer que El tal Esopo nació en Amerium, una localidad cercana a Frigia (Asia Menor), sobre el año 620 A. C. y que dijo cosas con tanto sentido y tan bien…
Leer anécdota


FÁBULA DEL CANGREJO Y SUS CRÍAS

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

FÁBULA DEL CANGREJO Y SUS HIJOS. Criticaba un día el cangrejo a un hijo por caminar torcido y de medio lado. ‑A ver cómo caminas tú, papá. El padre comenzó a caminar tan torcido que sus hijos comenzaron a reírse de él tan alto que desde entonces no se ha atrevido a criticar más el andar de…
Leer anécdota