La madre de Wanda la convence para ir a un casting de un anuncio sobre las bondades del deporte. A Wanda no le apetece nada salir en la tele, así que procura hacerlo mal… ¡y a pesar de eso, la eligen! ¿Acaso pueden salirle peor las cosas? Pues sí, porque la pandilla de los odiachicas ronda por allí para hacer de las suyas…