El Mañana está en la mente de Dios

EL MISTERIO DE LOS SANTOS (fragmento)

CHARLES PEGUY

1873-1914

No me gusta, dice , el hombre que especula sobre el ñana.

No me gusta el que sabe mejor que yo lo que voy a hacer.

No me gusta el que sabe lo que haré mañana.

No me gusta el que se las da de listo.

El hombre fuerte no es mi debilidad.

Pensar en el mañana, ¡qué vanidad!

Guardad para mañana

las lágrimas del mañana.

Que siempre habrá suficientes.

Y esos sollozos que os salen y os estrangulan.

Pensar en el mañana, ¿sabéis siquiera cómo haré el mañana?

¿Qué mañana os haré?

¿Sabéis si yo lo he decidido ya?

¿No me gusta, dice Dios, el que desconfía de mí.