A ti también te quiere Dios

AMOR.- SOLO EL AMOR

Abul, un marroquí, vivía debajo de un puente de una gran arteria del Norte. Una noche tuvo un sueño de paz y vio en una gran luz un ángel que escribía en un Libro de Oro.
Abul dijo al ángel:
– ” ¿Qué escribes?”. 
El ángel levantando la cabeza respondió:
– “Escribo los nombres de los  que aman al Señor”.
” ¿Está mi nombre entre ellos?”, preguntó Abul.
– ” No, tu nombre no está “, respondió el Ángel.
Abul bajó los ojos y calló.
Después temeroso dijo:

– ” Te ruego, entonces, que escribas mi nombre entre los que aman a sus semejantes.

Continúa más abajo…

El ángel escribió y el sueño terminó.
La noche siguiente el ángel volvió a aparecer en una gran luz.
– ¿Qué escribes hoy?.
– Hoy estoy escribiendo los nombres de los que son AMADOS POR EL SEÑOR.
– Estoy yo entre ellos? preguntó el marroquí.
– Voy a ver. Y mira por dónde, el primer nombre de todos decía:

– ABUL EL MARROQUÍ.  (Pon tu nombre. Que también tú eres el primero en ser amado por el Señor. No hay nadie que te quiera más que El.)
Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com