Aspirinas sin fronteras

El remedio de la aspirina

La aspirina es un invento increíble: te duela el codo, un pie o la cabeza, si te tomas una aspirina, se te calma el dolor. Pero un mal médico (profesor, cura, farmacéutico, etc.) que nada más entra el paciente le recete una aspirina, puede estar matándole. Hay gente que es alérgica a la aspirina (al ácido acetil-salicílico) y puede entrar en un proceso de colapso general (o anafiláctico).
Un ejemplo de que hay que tratar a las personas una a una, viene a continuación

El no sólo quema

Un barco iba navegando por el mar cuando, de pronto, comenzó un incendio. En seguida, dieron los preceptivos avisos de urgencia y acudió una patrullera guardacostas. Cuando ya estaba cerca, la patrullera puso en marcha sus bombas y apuntó las mangueras con el fin de apagar el incendio con el agua del mar. En cuanto el agua alcanzó el barco se produjo una explosión inenarrable, más que el propio incendio. Cuando terminaron las investigaciones descubrieron que el barco transportaba Sodio, un elemento químico que arde en contacto con el agua. Por eso los bomberos, antes de apagar un incendio, investigan antes la del fuego, ya que el agua no siempre es el remedio más adecuado.