“La juventud no es solamente un periodo de la vida, es un estado del alma…
No es viejo el que vive un cierto número de años, sino el que abandona sus ideales.
Los años arrugan la piel,
el renunciar a los ideales arruga el alma.”

(En “El día que cambié mi vida”, p. 281)