HE AHÍ EL HOMBRE

Habiendo definido Platón al hombre como un bípedo implume, , para subrayar tal , adquirió un gallo, lo desplumó y, arrojándolo un día en el aula de Platón, exclamó: ¡He ahí el hombre de Platón…!