EL HOMBRE que no tiene paciencia es como una lámpara sin aceite.

Isabel I de Inglaterra, según dicen las crónicas, era muy limpia, pues «se bañaba una vez al mes, lo necesitase o no»…