BOSTEZOS Y VIDA MATRIMONIAL


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:


SI EN
el curso de unos pocos años no has descartado una opi­nión importante ni
admitido una nueva, tómate el pulso: puede que estés muerto. 



Contaban que una esposa decía a su marido: 
-¿Estás a mi lado y bostezas? 
-¿Qué quieres? -respondió el esposo-. El marido y la mujer no forman más que uno solo, y yo, cuando estoy solo, me aburro.